martes, 16 de octubre de 2012

Espeleología, Cueva de los Moros (Cuenca).



CUEVA DE LOS MOROS

La Cueva de los Moros es una cavidad situada en la población de Majadas, a unos 40 Km de Cuenca capital, en pleno Parque Natural de la Serranía de Cuenca.

La entrada aunque a primera vista parece muy estrecha, pero que muy estrecha, nada más avanzar un metro se va ensanchando, Aun así llegar de un espacio abierto y tener que asimilar por dónde tienes que entrar  es bastante duro je jejejeje.


Diversas formaciones por efecto de los sedimentos, en este caso son sedimentos blandos por lo que se forman así. 

La cueva se ensancha varios metros y tenemos varios pasos por los que subir y bajar con la ayuda de una cuerda. 

Unos de los peligros de las cuevas son los “kurs” (o como se llame) que se forman por debajo del suelo, el agua pasa a borbotones empujando los sedimentos contra las orillas, pueden ser desde unos pocos centímetros hasta varios metros de profundidad.


Proseguimos la marcha y entre galerías y bóvedas descubrimos techos repletos de estalactitas  y suelos con estalagmitas, así como un rio que ahora está seco pero en época de lluvias puede inundarse.






Una vez recorrida la parte comercial de la cueva nos adentramos por una gatera un pelín más estrecha,  de unos 2,5 metros de largo que desemboca en una galería por la cual recorre un pequeño riachuelo y hay que pasar arrastrando el culo y apoyando los piés en el otro lado del pequeño río.


 En el recorrido podemos ver más  formaciones con distintas tonalidades, piedrecitas formando una especie de aglomerado (algo bastante extraño en una cueva) y las famosas banderas todas huecas que si se iluminan desprenden una tenue luz bastante insinuante, jejejeje.

A medida que avanzamos la cueva se va estrechando y tenemos que recorrerla tumbados,  hasta llegar a un punto llamado la "Boca de tiburón", sobran las palabras, creo que no tengo que explicar el porqué de su nombre.

















Última bóveda, aquí apagamos los frontales y nos quedamos en silencio escuchando la cueva en la más profunda oscuridad, el más profundo de los silencios solo roto por alguna gota de agua que puede estar a más de 500 metros y con una sensación de paz difícilmente descriptible. 



Ahora nos toca volver por el mismo sitio jejeje.

La verdad es que ha sido una experiencia apasionante y maravillosa que recomiendo a todo el mundo.

Podéis ver todas las fotos en el siguiente enlace FOTOS

3 comentarios:

  1. Cuando hacemos otra ??? jejejeje

    Tengo el sindrome da abstinencia del topo ...quiero volver a las entrañas de la tierra jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Y cuanto le costó? Vivo en Azogues, so como puedo llegar hasta ya?

    ResponderEliminar